Cómo desarmar una PlayStation 3 para una limpieza profunda

BananaStock/BananaStock/Getty Images

Con el cuidado y mantenimiento adecuado, tu consola PlayStation 3 de Sony debería servirte por muchos años. Evita las fallas ocasionales del disco rígido o de la unidad óptica, los únicos dispositivos mecánicos en la PS3, y de otros componentes de la consola. Cuando suceda, una de las razones principales es el calor, que normalmente sucede por el polvo, la suciedad o las impurezas acumuladas en la consola y en los disipadores, y evitan el flujo de aire adecuados. Para asegurarte de que tu PS3 se mantenga limpia y fría, desármala y límpiala en profundidad una o dos veces al año. Desarmar tu PS3 violará tu garantía, así que no lo hagas antes de que ésta expire.

  1. Apaga la PS3 y desconecta el cable de corriente alterna. Desconecta todos los cables y controladores de la consola.

  2. Busca y ubica la tapa del agujero de tornillo de goma al costado de la PS3 que tiene la placa "HDD". Utiliza un destornillador plano para hacer palanca y quitar la tapa de goma. Quita el tornillo de abajo de la tapa de goma con un destornillador hexalobular (punta de estrella).

  3. Desliza la tapa de la carcasa fuera de la consola luego de quitar el tornillo. Luego de hacerlo hacia la izquierda lo más que puedas, levanta la tapa para quitarla de la carcasa de la consola PS3.

  4. Afloja y suelta los siete tornillos Phillips junto a los bordes de la placa interior superior de la PS3 luego de quitar la tapa de la carcasa. Levanta la parte trasera de la placa interior trasera y haz palanca para quitar los dos clips restantes con un destornillador plano. Quita la placa interior superior de la consola.

  5. Afloja y quita los tres tornillos que aseguran el suministro de energía dentro de la carcasa de la PS3. Desconecta el cable de energía de la placa madre de la PS3. Levanta el suministro de energía para quitarlo de la consola.

  6. Desconecta los cables de cinta de las placas de Bluetooth y de WiFi de la placa madre. Quita los cuatro tornillos que aseguran las placas a la placa madre y a la carcasa. Quita suavemente las placas de la consola de PS3.

  7. Levanta la cara frontal de la unidad de Blu-ray de la PS3 y desconecta los cables de sonido y de cinta de la placa madre de la PS3. Luego de hacerlo, quita la unidad de la consola.

  8. Quita todos los tornillos restantes que sujetan la abrazadera metálica que protege la placa madre de la PS3. Quita la abrazadera de la consola.

  9. Afloja y quita los tres tornillos que aseguran la placa madre de la PS3 en la carcasa inferior. Levanta la placa madre directamente para quitarla de la carcasa inferior.

  10. Da vuelta a la placa madre para mostrar su parte inferior. Quita los cuatro clip de plástico que la aseguran al equipo de refrigeración. Desconecta el ventilador de la parte inferior de la placa madre de la PS3. Quita el equipo de refrigeración de la placa madre.

  11. Da vuelta a la placa madre nuevamente y levántala en la pileta de calor del procesador para quitarla. Ten cuidado de no tocar la pasta térmica en la base del disipador mientras lo quitas de arriba del procesador.

  12. Levanta la capa delgada restante de protección metálica en la placa madre para quitarla. Ten mucho cuidado de no doblar o dañar de otra manera la protección metálica, ya que es muy delgada.

  13. Utiliza aire en aerosol para soplar todo el polvo y las impurezas de la placa madre, el equipo de refrigeración y otros componentes.

  14. Vuelve a armar la PS3 invirtiendo los pasos utilizados para separar la consola.

    Consejos

    Asegúrate de utilizar una pulsera antiestática antes de manejar la placa madre u otra placa de componentes del circuitos dentro de la PS3. Los componentes y las partes dentro de la consola PS3 sensibles a dañarse por la carga electrostática. Dependiendo de dónde vivas y la cantidad de polvo de tu casa, sóplala y límpiala una o dos veces al año para mantenerla libre de polvo e impurezas.

    Advertencia

    Abrir tu PS3 para limpiarla viola la garantía de Sony y podría violar los términos y condiciones de cualquier contrato de garantía extendida que pudieras tener con el vendedor de la consola. Por lo tanto, no abras tu PS3 mientras esté dentro de la garantía. No deberías necesitar limpiar la PS3 durante el primer o segundo año a no ser que vivas en un ambiente de mucho polvo.

Más reciente

×