Cómo arreglar un vehículo infantil eléctrico

...

Siri Stafford/Lifesize/Getty Images

Los vehículos de baterías vienen en todas las formas y tamaños y a menudo son unos de los juguetes favoritos de los niños. Opta por un jeep grande o una camioneta monstruo o pon a tu pequeña niña en un corvette de Barbie. Sin importar cual sea tu elección, necesitas estar preparado si ocurre algún problema. Si el juguete no está operando adecuadamente, podría presentar un peligro de seguridad para el niño que lo use. Aprende cómo arreglar problemas con vehículos infantiles eléctricos para ayudar a proteger la seguridad de tus pequeños.

Observa a tu hijo mientras usa estos juguetes e intenta estar atento a los problemas comunes como baterías que se sobrecalientan u otras partes que pueden quemar a tu hijo. Revisa si no hay una lentitud inusual y sacudidas que podrían lastimar el cuerpo de tu hijo.

Toma nota del nombre exacto del fabricante y el número de producto del vehículo que tu hijo está usando. Busca esta información en sitios web que publiquen información de productos retirados del mercado, ya que se sabe que estos ocasionalmente son retirados por razones de seguridad.

Revisa tu manual de usuario del producto y busca información acerca de arreglar problemas con éste.

Carga la batería para ver si mantiene una carga. Usa un probador de baterías o retira la batería con una pequeña llave y llévala a una tienda de artículos eléctricos o de partes para auto para que la revisen. Examina los cables para buscar rasgaduras o rupturas y limpia las terminales. Reemplaza la batería y los cables si es necesario.

Examina los ejes del vehículo para verificar que no haya escombros. Retira cualquier cosa que encuentres. Busca cuerdas, césped largo y cabellos que pudieran impedir el movimiento del vehículo.

Prueba el sistema de suspensión del vehículo, si tiene alguno, para ver si hay algo suelto. Aprieta cualquier tornillo suelto con una pequeña llave o destornillador para asegurar que funcione apropiadamente.

Revisa si hay rupturas en los neumáticos de plástico o si hay ponchaduras en los neumáticos de hule. Agrega aire a las llantas de hule o reemplaza los neumáticos de plástico rotos.

Advertencias

Siempre supervisa a los niños cuando operen estos vehículos y sólo permite que lo hagan en áreas libres de tráfico y bien iluminadas.

Más Artículos

×